21/7/13

¿Cómo descongelar?



Los distintos métodos de descongelación dependen del tipo de alimento y de su utilización.



Es muy importante realizar siempre la descongelación de forma correcta, para que los alimentos puedan recuperar todas las características que tenían antes de su descongelación.



Los métodos más adecuados son los siguientes:


Ver más

Carne: Los trozos pequeños, como las chuletas o los filetes pueden cocinarse directamente, pero debe hacerse a temperaturas moderadas y dando mayor tiempo de cocinado, para conseguir que se hagan bien.



Aves y caza: Los métodos de descongelación dados para la carne se utilizan igualmente para aves y caza.

Para piezas grandes, la descongelación lenta en el frigorífico será siempre la más recomendada.



Pescado y mariscos: Si se trata de filetes o supremas de poco grosor, se pueden cocinar directamente.

Para piezas de más de dos centímetros de grosor se aconseja la descongelación en el frigorífico.

En caso de urgencia se pueden descongelar las piezas dentro de su envase, debajo del chorro de agua fría (nunca en contacto directo con el agua).



Hortalizas: No necesitan descongelarse y deben cocinarse directamente. Introduzca las hortalizas congeladas en agua hirviendo salada y sepárelas con un tenedor mientras el agua comienza a hervir de nuevo.

Las hortalizas congeladas tardan MENOS TIEMPO EN COCERSE que si fueran frescas, debido al tiempo de escaldado previo.



Excepción: el maíz en mazorca, que debe descongelarse entes de cocerse.



Fruta: La fruta para el postre debe descongelarse lentamente, dejándola en el envase descubierto durante ocho-veinticuatro horas en un frigorífico doméstico. La fruta para hacer puré o compota debe descongelarse parcialmente antes de cocinarla del modo acostumbrado.



Huevos y productos lácteos:

            Huevos: Deben descongelarse en envases descubiertos y cocinarlos rápidamente.

Nata y mantequilla: Deben descongelarse en el frigorífico durante dos a cuatro horas.



Pastelería:

Tartas cubiertas: Deben desenvolverse antes de descongelarlas para evitar que el envoltorio se peque.

Tarta de crema: Puede cortarse mientras permanece congelada para conseguir mejor forma y mayor rapidez de descongelación.



Pan y bollería: Se descongela en el frigorífico en un período de cuatro a cinco horas. A temperatura ambiente en unas dos horas. Se puede descongelar más rápidamente metiéndolo en el horno a temperatura mediana durante media hora, pero entonces se endurece más rápidamente. El pan cortado en rebanadas se puede tostar o freír cuando está aún congelado.



Platos preparados:

Los platos preparados, deben recalentarse lentamente en recipientes tapados en el horno.

Salsas, sopas y estofados: Pueden calentarse desde su estado de congelación en el horno o en una cazuela. Si se emplea este último método, remover frecuentemente para evitar que se pegue y calentar suavemente al principio.



Productos congelados industrialmente: Siga las instrucciones del envase, Muchos de estos productos preparados pueden cocinarse o calentarse sin descongelación previa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos