15/7/13

Atkins en dos palabras

Nuestro cuerpo se mueve con la energía proveniente de la glucosa, se llama glucólisis al proceso de quemar glucosa como combustible. Todo lo que sobra de glucosa se almacena en forma de grasa.

Cuando limitamos nuestra ingestión de hidratos de carbono, el cuerpo para mantenerse consume toda la glucosa " fácil" que tenemos en la sangre. Este proceso dura alrededor de 48 horas. Durante este tiempo el cuerpo puede reaccionar porque le falta su combustible preferido “los hidratos de carbono” y aún no ha aprendido a consumir su grasa, por lo que podemos tener el "síndrome de abstinencia": dolor de cabeza, flojera, mareos, etc. algo parecido a lo que sufre alguien cuando deja de tomar café o de fumar.


Como no somos osos y no podemos entrar en hibernación para ralentizar nuestro metabolismo para consumir menos energía, una vez consumida la glucosa el cuerpo no tiene más remedio que recurrir a sus reservas, es decir, a la grasa almacenada y que tanto nos fastidia. ¿Qué pasa ahora? Entramos en lipólisis, o sea, un proceso bioquímico de disolución de la grasa y de ahí entramos en cetosis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos